Literatura ¿infantil?

Programa

 

1. Literatura ¿infantil?

 

2. La fábula: mito y origen

 

3. Los todopoderosos nombres propios

 

4. Fantasía e imaginación

 

5. Estilo y oficio: las herramientas infalibles para escribir para niños

Programa

 

1. Literatura ¿infantil?

 

2. La fábula: mito y origen

 

3. Los todopoderosos nombres propios

 

4. Fantasía e imaginación

 

5. Estilo y oficio: las herramientas infalibles para escribir para niños

Programa

 

1. Literatura ¿infantil?

 

2. La fábula: mito y origen

 

3. Los todopoderosos nombres propios

 

4. Fantasía e imaginación

 

5. Estilo y oficio: las herramientas infalibles para escribir para niños

Programa

 

1. Literatura ¿infantil?

 

2. La fábula: mito y origen

 

3. Los todopoderosos nombres propios

 

4. Fantasía e imaginación

 

5. Estilo y oficio: las herramientas infalibles para escribir para niños

Sesiones

Calendario

Sesiones grabadas

Deja tu comentario sobre este tema, me encantará leerte 🙂

59 Comments
  • elena
    Posted at 19:14h, 24 agosto Responder

    Hola, Soy Elena, decir que me ha gustado mucho el tema campo semántico.

    He redactado el ejercicio 3 y a continuación os dejo lo que he creado

    El tema elegido es: pintura

    Don Camaleón, ansiaba el día en el que Madre Naturaleza diera color a todo lo que le rodeaba.
    Pues bien, ese día llegó, madrugo tanto, tanto para ser uno de los primeros, pero no lo consiguió, había una hilera de animales ya esperando, muy pero que muy larga.
    No se desanimó y se puso en la fila, pasaron horas, pero no había quien le borrara esa bella sonrisa.
    Todo a su alrededor se estaba cubriendo de colores, era un sueño. La miraba con mucha atención, con ojos grandes y brillantes como el sol.
    Y por fin llego su turno……….Continuara

    Un beso

    • Sara Suberviola
      Posted at 07:32h, 25 agosto Responder

      ¡Gracias, Elena! Qué buena pinta tiene la historia 😉 No obstante, no veo muchas referencias al tema ‘pintura’, tan solo ‘color’ y tal vez ‘brillante’. ¡Ánimo con ello! Si decides terminar la historia me encantará leerla. Un fuerte abrazo.

      • Elena Aparicio
        Posted at 14:58h, 26 agosto Responder

        Gracias Sara!!!
        Lo siento no me explique bien, me refiero a una pintura pictórica, pintura al óleo. Paisajes, brillos, animales, Di por hecho que se entendía,JAJAJA. !!! Que torpona soy!!

        Un Abrazo

        • Sara Suberviola
          Posted at 09:27h, 28 agosto Responder

          ¡Oh! En ese caso tal vez el campo semántico sea algo más concreto, como pintura de la naturaleza. Ten en cuenta que tienen que ser palabras que sean fáciles de identificar por cualquiera, es fácil quedarnos con lo que a nosotros nos inspira una palabra pero el ejercicio precisamente está creado para buscar esa asociación universal. ¡Un fuerte abrazo!

  • catalan391215
    Posted at 03:16h, 14 julio Responder

    Hola Sara! Saludos desde Guatemala. Quiero compartir un dialogo que escribí para el ejercicio numero 3 utilizando la palabra «sonidos», la cual es parte del campo semántico que realice para la palabra «música». Quedó un tanto inconcluso ya que creo que me estaba extendiendo mucho para las 5 frases que sugería el ejercicio, sin embargo disfrute mucho escribiéndolo. Quedo a la espera de tus comentarios, aquí el texto:

    – Papa ¿que son los sonidos?
    – ¿Los sonidos? porque lo preguntas, Malva?
    – Es que no los comprendo, de donde vienen?
    El padre de Malva se sintió impresionado por la pregunta. Ella era una niña muy curiosa y muy inteligente. Enseguida se puso de pie y fue por su vieja guitarra que se encontraba recostada a lado de la chimenea.
    – Malva, toca las cuerdas de la guitarra – inmediatamente, con mucho entusiasmo y curiosidad, puso sus dedos sobre las cuerdas y empezó a tocar – prruuum, prrrium, prrrum!
    – Ahora vuelve a tocarlas – le indico su padre mientras colocaba su mano sobre las cuerdas, impidiendo que estas hicieran su sonido habitual. Malva toco como lo había hecho la primera vez, solamente que esta vez el sonido de las cuerdas era opaco y sin vida debido a que las manos de su padre impedían su movimiento, pppprm, ppmm, ttppm!
    – Que sucede? pregunto Malva, sorprendida por lo mucho que había cambiado la forma en la que la guitarra de su padre sonaba.
    – Veras, Malva, los sonidos provienen de la libertad. Si yo sujeto las cuerdas con mi mano estas no pueden hacer música. Y es así como funciona. Puedes escuchar el sonido de las aves por que son libres de posarse sobre los arboles y cantar, puedes escuchar el sonido de la lluvia porque es libre de caer sobre el pasto. Es igual con las personas, por eso aquellos que hablan son los mas libres, y por lo mismo podemos escuchar como se sienten, como piensan o que les molesta.

    • Sara Suberviola
      Posted at 19:59h, 15 julio Responder

      ¡Hola, Bryan! Muchas gracias por compartir tu ejercicio, siempre es un gusto leer vuestros trabajos 🙂 A mí no me parece muy inconcluso, la verdad. Se me ocurren algunas sugerencias, pero al no haber contratado el pack de correcciones sería injusto hacia los demás compañeros que te las diera. Igualmente te paso este enlace sobre diálogos por si te puede ayudar: https://sarasuberviola.es/pasos-buen-dialogo-literario/
      Un fuerte abrazo

  • albacodina2
    Posted at 05:57h, 15 mayo Responder

    Hola! Mi nombre es Alba y me gustaría compartir el fragmento del ejercicio 3 🙂
    Mi palabra es SUPERHÉROE:

    Mi primer día en la escuela para superhéroes ha sido alucinante! El señor Robusto nos ha contado la gran importancia de nuestro futuro trabajo y nos ha explicado cómo nuestros papas y mamas se prepararon para combatir decenas de villanos para conseguir la paz mundial.
    El señor Robusto nos ha explicado también la importancia del uso del uniforme para mantener nuestra identidad en secreto y nos ha pedido que al llegar a casa pensemos en nuestro color favorito, pues de ese va a ser nuestro traje.
    Yo ya tengo claro mi color. Es el verde!

    • Sara Suberviola
      Posted at 08:06h, 15 mayo Responder

      ¡Hola, Alba! Muchísimas gracias por compartir tu ejercicio. Qué ganas de hacer una visitilla a esa escuela 🙂

  • doctrinasocialmaria
    Posted at 19:10h, 03 mayo Responder

    Me presento: mi nombre es María, tengo 28 años y soy profesora y estudiante.
    Me gustaría compartir con vosotros mi respuesta a la pregunta 1

    ¿cuáles son los límites de la literatura infantil?

    Desde mi punto de vista el límite se encuentra allí donde lo inmoral se hace presente en forma de enseñanza.

    Os deseo a todos un feliz aprendizaje 🙂
    Saludos cordiales.

    • Sara Suberviola
      Posted at 08:34h, 07 mayo Responder

      ¡Bienvenida, María! Espero que disfrutes mucho del curso. Un abrazo 🙂

  • doctrinasocialmaria
    Posted at 19:04h, 03 mayo Responder

    Los problemas no se habían esfumado, pero aprendimos a superarlos en familia y mientras papá hacía arder el hogar, mamá remendaba unos viejos trapos. A pesar de la oscuridad de la noche, las lamparitas de aceite sobre la mesita de madera que nos regaló la señora Wooden, nos permitían ver que Eonor y Teodor habían estado cerca de nosotros, no pudimos saberlo hasta entonces, porque viven escondidos en el aire aguardando por un platito de sopa al abrigo del fuego.

    • doctrinasocialmaria
      Posted at 11:10h, 04 mayo Responder

      Papá, mamá, la señora Wooden, Eonor y Teodor son personajes que se conocen durante el desarrollo del cuento.
      Decidí escribir el final, no estoy segura de porqué…:)
      Mi palabra ha sido «HOGAR»: Familia, problemas, papá, mamá, trapos, noche, lamparitas, mesita de madera, platito de sopa, fuego, son algunos de los términos que he relacionado.
      Gracias.

      • Sara Suberviola
        Posted at 08:04h, 08 mayo Responder

        ¡Gracias, María! Escribir el final es una fantástica manera de empezar a redactar una historia, así te evitas bloquearte con esta parte más adelante. Un abrazo

  • teresaveraorte
    Posted at 12:52h, 08 abril Responder

    Por fin he podido sacar un rato para dedicar a este curso, Espero ponerme al día pronto. El teme elegido para este texto es El Pueblo, son los recuerdos de mi pareja, espero que os guste.
    «Eso era la felicidad, al menos la mía.
    Verano, vacaciones, el pueblo y la libertad de andar por sus calles, llenas de vida y sin peligros que nuestros ojos de niño, fueran capaces de ver.
    Cuando llegaba junio y terminaba el curso, la vivienda familiar se convertía en el bello pueblo de San Martín. Bello, no por su arquitectura, sino por sus gentes y sus costumbres.
    Con el verano, llegaban al pueblo los forasteros, que se hacían hueco entre la población que resistía los largos inviernos a los pies del monte. En nuestro caso era diferente. En verano nos instalábamos definitivamente en el pueblo. Aunque todos los fines de semana del año, abríamos la casa que mis abuelos habían levantado con sus propias manos.
    Para mí, estar en el pueblo era sentirme en el mejor de los parques de atracciones. De esos en los que puedes montar todas las veces que quieras sin tener que pagar.
    Por la mañana, aún dormido, con el traqueteo de la mulica, al huerto, por la tarde con las bicis hasta el embalse o al río, que entonces no había piscina, y por la noche el mejor momento del día, la fresca.
    La fresca, era y todavía es, salir cada uno a su puerta o a la plaza y compartir un rato de charrada con los vecinos, que son familia, y dando igual la edad que se tenga. Los críos entonces, aprovechábamos la oscuridad de la noche, y corriendo de calle en calle, jugábamos a ladrones y cacos, y como escenario todo el pueblo. Como os decía el mejor parque de atracciones posible.»

    • Sara Suberviola
      Posted at 08:57h, 11 abril Responder

      ¡Hola, Teresa! Qué alegría leerte. Antes de comentar tu texto, me gustaría saber cuál es la palabra que te ha servido de núcleo del campo semántico. Así podré valorar mejor cómo has realizado la actividad. ¡Gracias! Un beso fuerte

      • teresaveraorte
        Posted at 21:11h, 12 abril Responder

        Hola Sara: Espero que tanto tú como tu familia os encontréis bien. En la actividad anterior, elegí como campo semántico el VERANO, pero todas las referencias me llevaban al pueblo, a sus fiestas y romerías, a la gente, los amigos, las comidas…así que aunque el tema elegido era el verano, yo creo que hay bastante fusión con el pueblo. Espero tus correcciones. Gracias

        • Sara Suberviola
          Posted at 16:14h, 14 abril Responder

          ¡Gracias, Teresa! Te he respondido ya en tu otro comentario. Estamos bien, muchas gracias, espero que vosotros también. Un beso fuerte.

    • Sara Suberviola
      Posted at 16:09h, 14 abril Responder

      ¡Hola, Teresa! Disculpa porque te había preguntado el núcleo del campo semántico y veo que me habías puesto ‘pueblo’ al principio. Sí, creo que es más ‘pueblo’ que ‘verano’, porque si fuera ‘verano’ quedaría limitado a los recuerdos individuales que te inspira (o a tu pareja) la palabra ‘verano’, mientras que la idea del campo semántico es que sea algo compartido por todo el mundo, no solo evocaciones individuales.
      Bien, el campo semántico está trabajado, veo un montón de palabras que asocio (yo también) con el pueblo.
      Eso sí, se trata de una escena con recuerdos, pero no es todavía una historia. Si te apetece convertirlo en historia piensa en qué podría haberle ocurrido al protagonista que merezca convertirse en historia.
      Me gusta especialmente:
      – El uso de un narrador colectivo, de un ‘nosotros’ al principio de la historia
      – Esta frase: Con el verano, llegaban al pueblo los forasteros, que se hacían hueco entre la población que resistía los largos inviernos a los pies del monte.
      Si te animas a crear una historia ambientada en este pueblo en verano, me encantará leerla.
      ¡Un abrazo!

      Sara

  • Alicia
    Posted at 19:18h, 30 marzo Responder

    Buenas tardes,

    A continuación comparto mi escrito del ejercicio 3 de la primera lección. El tema escogido es JUEGO.
    Lo bonito, hija mía, es que juegues, juegues mucho y, sólo así te darás cuenta que estas aprendiendo, creando grandes amistades, que te estás divirtiendo y descubriendo lo bonito de la vida como es compartir, socializar, amar, vivir experiencias para después tenerlas en tus recuerdos. Recuerdos que serán la base de cuando seas mayor. ¿Te imaginas compartiéndolos con tus hijos?. Yo sí, y será especial.

    ¿Qué pensáis?

    En cuanto al ejercicio 5. Estas son mis respuestas:

    ¿Cuáles son los límites de la literatura infantil?
    Yo creo que la literatura no ha de tener límites, siempre y cuando se trate con prudencia, respeto y siempre adaptándolo a las edades de los niños.

    ¿Cuál es el público de la literatura infantil?
    Niños/as, adolescentes, adultos y ancianos/as. La literatura infantil pertenece, como dice Peter Hollindale, a toda persona.

    ¿Es didáctica toda la literatura infantil?
    Yo diría que también es de entretenimiento. Por ejemplo, los libro juego.

    ¿Todos los libros infantiles son literatura?
    Si, si tienen un valor estético e intelectual.

    Un saludo,

    Alicia

    • Sara Suberviola
      Posted at 09:24h, 03 abril Responder

      ¡Hola, Alicia!
      Muchas gracias por compartir tus ejercicios 🙂
      En la primera actividad, el campo semántico se ve claramente, objetivo conseguido. Sin embargo, te hago algunos apuntes para reflexionar.
      – Si te fijas, todas las palabras de tu campo semántico son muy abstractas, conceptuales. No es que esto sea erróneo, pero a los textos literarios les suele ir bien la concreción. Cuanto más concretas sean las palabras de un texto, más creíble resultará este texto porque será el lector quien imagine la escena en su cabeza en lugar de «creerse» lo que le cuenta el narrador.
      – Tu texto tiene cuatro frases, pero una de ellas es muy larga e incluye además varias enumeraciones. Te animo a intentar dividirla.
      – No sé si te has dado cuenta, pero has utilizado el recurso estilístico de la concatenación, porque terminas una frase en «recuerdos» y empiezas la siguiente frase con la misma palabra. Este recurso ayuda a dar melodía al texto, aunque se nota más cuando son más de dos las frases encadenadas.

      Sobre el ejercicio 5, nada que añadir a tus respuestas, estoy de acuerdo contigo en todo.

      ¡Un abrazo!

  • SoniaChirinola
    Posted at 09:36h, 18 marzo Responder

    Creo que los límites de la literatura infantil están en aquello que el niño no entienda, que no le resulte fácil de imaginar. Las ideas, conceptos, metáforas que van destinadas a los padres o educadores. Los textos que no les hacen disfrutar, pasar miedo o imaginar. Historias planas que no les inviten a querer convertirse en el protagonista o sentirse identificado con él.

    Todo el mundo es público de la literatura infantil. En más de una ocasión los adultos disfrutamos incluso más que los peques escuchando un cuento.

    La literatura infantil es didáctica pues todo cuento lleva un mensaje implícito o genera una emoción en la persona que lo escucha o lo lee.

    Los cuentos son auténticas obras de arte literario. Hasta los que son ilustrados y sólo tienen un par de frases.
    Es muy importante saber leer o contar un cuento. La diferencia entre un cuento que emociona y uno que no, está en el amor, la creatividad y la emoción de la persona que lo está narrando.

    • Sara Suberviola
      Posted at 08:24h, 25 marzo Responder

      ¡Hola, Sonia! Muchas gracias por enviar tus respuestas, tus reflexiones son muy interesantes.
      Me gusta que hayas incluido el miedo entre las emociones que ofrecen los cuentos, sin ser de terror ni mucho menos, los cuentos con un punto de suspense creo que tienen un atractivo especial para los peques.
      Totalmente de acuerdo en que los adultos podemos disfrutar tanto como los peques escuchando un cuento. Es un error grave, a mi entender, pensar que a los niños hay que leerles solo hasta que ellos ya saben leer. Yo les leo a mis alumnos de escritura creativa aunque tengan más de 60 años, y todos disfrutan con ello.
      Estoy de acuerdo en que toda literatura incluye un mensaje o genera una emoción, pero matizaría que esto es así no solo para la literatura infantil, sino para toda. Estos días estoy leyendo un manual de escritura que aborda la cuestión del tema, y me ha hecho reflexionar sobre ello. Toda historia tiene un tema, aunque no sea un mensaje concreto, a veces tan solo una pregunta. Y ahí se incluyen también las infantiles.
      Yo también creo que los cuentos son obras de arte literario, aunque sean breves, pero diría que su calidad depende de cuáles son esas frases, más allá de la extensión.
      Muy de acuerdo con la importancia de cómo se narra la historia, la narración oral es otro arte por sí sola.
      ¡Gracias, Sonia!
      Un besote

  • Sonia
    Posted at 12:24h, 17 marzo Responder

    Hola, me llamo Sonia y estoy disfrutando de esta experiencia.
    El tema que he elegido es mar. Este es mi relato:
    Manuela llegó a la playa portando únicamente una toalla y un libro. Se acercó a la orilla para dejar que las olas bañaran sus pies desnudos, y tembló al contacto del agua en ellos. Era su lugar preferido para descansar y desconectar de su ajetreada vida. En aquella pequeña cala protegida del bullicio de la ciudad, se sentía libre, se sentía ella. tendió su toalla en la suave y cálida arena, sonrió al sol y se dispuso a seguir viviendo emocionantes aventuras a las que las páginas de aquel libro le llevaban.

    • Sara Suberviola
      Posted at 07:57h, 18 marzo Responder

      ¡Hola, Sonia! Gracias por compartir tu texto, no sabes cuánto me alegro de que estés disfrutando del curso.
      El campo semántico está muy presente en el texto, objetivo conseguido 😉 Me gusta la escena que has creado y cómo ladescribes de forma sensorial (tembló al meter los pies en el agua, la arena es suave y cálida). Y la imagen de la protagonista sonriendo al sol también tiene fuerza poética.
      Si te apetece darle una vueltilla al texto, te animo a que intentes cambiar algunas expresiones que tienen algo de tópico. Los tópicos o clichés son esas expresiones que, aunque no son incorrectas, de tanto usarlas han perdido su fuerza para significar. Me refiero a «el bullicio de la ciudad», «desconectar de su ajetreada vida» y «emocionantes aventuras». Estoy segura de que si dices lo mismo con otras palabras, que sean más tuyas, el texto ganará. Un diccionario de sinónimos te puede ayudar. Incluso iría un poco más allá y te retaría a hacerlo sin usar adjetivos. ¿Te animas?
      Un abrazo

    • SoniaChirinola
      Posted at 09:27h, 18 marzo Responder

      ¡Gracias! Me pongo a ello.

  • Sonia
    Posted at 14:57h, 10 marzo Responder

    Hola me llamo Sonia y estoy encantada de estar aquí, espero que pueda sacar el máximo partido al curso.

    Este es mi relato.

    TEMA: COMBA

    Había llegado uno de los momentos más divertidos del día.

    No había nada comparable a la diversión del juego de la comba. Sara ya sabía que las risas estaban aseguradas con sus amigas, además habían estado usando su imaginación al máximo durante la semana para conseguir crear la canción perfecta que acompañara sus saltos.

    Ya podía sentir la cálida sensación del sol en su cara, sabía que tenía que hacer uso de toda su energía para poder seguir saltando hasta el final de la canción, pero sus amigas estarían animándola para que pudira conseguirlo, eran un gran equipo.

    Sí, definitivamente era el mejor momento del día y no podía esperar ni un segundo más.

    – Mamá, salgo a la calle a saltar a la comba. – Gritó Sara mientras abría la puerta de casa con una gran sonrisa.

    • Sara Suberviola
      Posted at 08:17h, 12 marzo Responder

      ¡Bienvenida, Sonia! Gracias por compartir tu relato.
      Qué buenas sensaciones despierta tu texto. La verdad es que me has puesto fácil la empatía llamando Sara a la protagonista 😉
      El campo semántico es palpable: diversión, juego, risas, amigas, canción, saltos, energía. El objetivo del ejercicio queda, por tanto cumplido.
      Te hago algunos apuntes por si te animas a editar el texto:
      – Intenta usar frases más cortas, hay unas cuantas comas que podrías sustituir perfectamente por puntos. Así ganarías legibilidad y ritmo sin cambiar el tono ni el sentido.
      – Creo que con un poco más de precisión conseguirías una imagen más nítida y, por tanto, más verosímil. Por ejemplo podrías dar algún detalle sobre la canción (no sé, tal vez alguna frase del estribillo), o cambiar la «gran sonrisa» del final por una imagen más concreta («una sonrisa tan grande como…»). O ya que dices un par de veces que es el momento más divertido podrías mencionar con qué otros momentos divertidos está comparando Sara el de la comba.
      – Me gusta cómo termina el texto, con la frase de Sara y su imagen saliendo contenta de casa. Se me ocurre que, para darle un poco más de fuerza al final, podrías de algún modo ocultar que en lo que está pensando hasta entonces es en la comba. Me explico. Si no mencionas la comba en la segunda frase, yo como lectora puedo intuir de qué estás hablando, pero no estoy segura, y de ese modo tengo más ganas de seguir leyendo para desvelar de qué se trata. Esto es tan solo una idea que se me ha ocurrido, puedes usarla o no.

      Espero no abrumarte con estas propuestas, son tan solo ideas para que veas otras opciones y para que juegues un poco más con el texto si te apetece.

      ¡Ah! He editado tu texto poniendo un par de tildes que se te habían olvidado.

      Yo también estoy encantada de tenerte en el curso, Sonia, y con muchas ganas de seguirte leyendo.

  • Kristina
    Posted at 12:27h, 09 marzo Responder

    ¿Cuáles son los límites de la literatura infantil?
    Yo diría que ser demasiado explícito en las enseñanzas. Dirigir demasiado lo que el niño tiene que pensar, sentir y aprender con un cuento.
    ¿Cuál es el público de la literatura infantil?
    De 0 a 103 años
    ¿Es didáctica toda la literatura infantil?

    No, ni tiene que serlo. Los cuentos no siempre tienen que enseñar algo, ni inculcar valores. Para mí, los cuentos son viajes a historias de otros lugares, otros personajes, otros momentos… que muchas veces tienen que ver con algo que nos está pasando y por eso, casi siempre, aprendemos algo. Pero si no fuera así, el valor de disfrutar y provocar emociones y sentimientos son grandes valores.

    ¿Todos los libros infantiles son literatura?

    Diría que no. Veo muchos libros infantiles que no cuentan una historia como tal, con un principio, un desenlace y un final. No en todos los libros los personajes hacen un viaje, “sufren” un cambio. Creo que los cuentos clásicos nos resultan drásticos y es verdad que están escritos en otras épocas, pero creo que los protagonistas vivían auténticas transformaciones. Los buenos eran muy buenos y los malos, muy malos. Leo muchos cuentos en los que no se da tanto cambio en los personajes. Eso no quiere decir que no sean fantásticos y me gusten muchísimo también.

    • Sara Suberviola
      Posted at 07:29h, 10 marzo Responder

      Muy de acuerdo contigo, Kristina. Aunque seguro que alguna persona hay por el mundo de 104 años a la que le gustaría que le leyeras un cuento 😉 Solamente un apunte sobre tu última respuesta. El cambio en los personajes es muy propio de la narrativa, pero puede haber literatura (infantil o no) en la que no tenga lugar tal evolución. Por ejemplo, la poesía. O, sin ir más lejos, la escena del semáforo que tú has construido para el ejercicio del campo semántico a mí me parece literaria, aunque no contenga una evolución en los personajes.
      ¡Gracias por compartir tus respuestas!

      • Kristina
        Posted at 18:16h, 10 marzo Responder

        Ah! Pues igual no tengo muy claro lo que es literatura, jiji. La verdad es que tienes razón… Gracias.

        • Sara Suberviola
          Posted at 07:38h, 12 marzo Responder

          No creo que sea eso, mujer, sino que el 99% de la literatura es narrativa. Un besote.

  • Kristina
    Posted at 11:32h, 09 marzo Responder

    CAMPO SEMÁNTICO.
    SEMÁFORO

    –Miguel, ¡date prisa o llegaremos tarde al cole! –dijo mamá como tooodass las mañanas.
    –Vooooy mami –respondí yo con la galleta en la boca mientras cogía mi mochila.
    Subimos a la bala roja, así es como llamo yo al mini de mamá. Os prometo que este coche por las mañanas es un auténtico bólido.
    Mamá se puso el cinturón, encendió la radio para escuchar la información del tráfico y por poco atropella al perro del vecino… como toooodas las mañanas.
    Mientras giraba hacia la calle Santana, dijo su frase favorita: si el semáforo está en rojo, no llegaremos a tiempo.
    Hay un único semáforo en el trayecto de casa al colegio. Tarda 40 segundos en cambiar de rojo a verde. Para mi madre son eternos, que si la hora punta, que si el tráfico está imposible por las mañanas…Y para mí, encontrarlo en rojo es la bomba. Julia siempre está en la acera, de la mano de su abuela. Cuando el muñequito rojo se pone verde, cruza la carretera, saltando, tratando de pisar solo las rayas blancas del paso de cebra. Yo la miro y ella me saluda con la mano. Es tan bonita..
    Nunca llego tarde al cole pero, gracias al semáforo de la suerte, las trenzas de Julia, revolotean entre las letras de mis cuadernos. Todas las mañanas.

    • Sara Suberviola
      Posted at 07:10h, 10 marzo Responder

      ¡Hola, Kristina! Qué escena tan tierna has construido 🙂 Me encanta el toque de humor que le has dado y lo fácil que es identificarse con la historia, no he podido evitar recordar a mi madre casi derrapando cuando nos iba a recoger al colegio, con su coche también rojo. El campo semántico es bastante visible: coche, bólido, tráfico, trayecto, acera, paso de cebra, carretera. La frase de las trenzas revoloteando entre las letras es preciosa, crea una imagen muy potente. Y el cierre final, cuando insistes en ‘todas las mañanas’ pero esta vez en un sentido tan positivo, está muy bien también.

      De lo que creo que no te has dado cuenta es de que cambias el tiempo verbal. Comienzas en pasado (dijo, respondí, se puso el cinturón) y en un momento dado pasas a hablar en presente porque la escena se repite siempre. Desde mi punto de vista, podrías usar el presente desde el principio, la escena funcionaría igual.
      Aprovecho también para comentarte una cuestión ortográfica: en la frase final sobra la coma entre ‘las trenzas de Julia’ y ‘revolotean’, porque entre sujeto y predicado como norma general no hay que poner nunca coma. Este error, muy común, suele llamarse ‘coma criminal’, puedes verlo en este post de mi blog: https://sarasuberviola.es/errores-ortograficos-comunes-escritores/
      Gracias por compartir tu ejercicio, Kristina, ha sido un gustazo leerlo.

    • Kristina
      Posted at 18:21h, 10 marzo Responder

      Gracias por tus comentarios, Sara. La verdad es que tengo un lío macanudo con las comas.
      Por otro lado, he ido a mi texto completamente convencida de cambiar todo el texto a presente pero… me han surgido las dudas. Efectivamente he cambiado el tiempo verbal pero no me parece que esté mal. Tal y como dices, cuento en pasado algo que ha ocurrido y me paso al presente para contar algo que ocurre todos los días. Sé que en presente todo el texto estaría correcto pero no es mi tiempo verbal favorito (porque al leerlo a veces me recuerda a un guión). ¿Crees que está incorrecto tal y como está??

      • Sara Suberviola
        Posted at 07:35h, 12 marzo Responder

        ¡Hola! Incorrecto no es, se trata más bien de una cuestión de coherencia. Lo que ocurre es que el cambio de tiempo verbal queda raro porque en un momento dado dejas por completo de usar el pasado. Es decir, dejas de contar lo que ocurre en ese momento y empiezas a hablar solo de lo que ocurre siempre. Tendría más sentido combinar ambos tiempos si el núcleo de la historia, cuando Julia cruza la calle, estuviera escrito en pasado, porque es en ese tiempo verbal en el que estás narrando la escena que tiene lugar ese día. Pero en este caso lo importante es precisamente que la escena ocurre siempre, por eso te recomendé cambiar el principio al presente, porque cuando lo usas funciona bien. Yo en este caso no pienso que el presente dé la sensación de un guion, creo que funciona bien en presente. Te animo a probar y decirme exactamente qué es lo que no te cuadra al cambiar el tiempo verbal.
        Respecto a las comas, no te preocupes: es normal. Si tienes alguna duda concreta al respecto, coméntamela e intentaré aclarártela.
        P.D.: Sí, he escrito guion sin tilde, la norma dice que se escribe así desde 2011 pero yo también tardé en enterarme y me sigue pareciendo raro 😉

        • Kristina
          Posted at 18:07h, 12 marzo Responder

          PUES SI, CREO QUE QUEDA BIEN EN PRESENTE. GRACIAS!
          –Miguel, ¡date prisa o llegaremos tarde al cole! –dice mamá como tooodass las mañanas.
          –Vooooy mami –respondo yo con la galleta en la boca mientras cojo mi mochila.
          Subimos a la bala roja, así es como llamo yo al mini de mamá. Os prometo que este coche por las mañanas es un auténtico bólido.
          Mamá se pone el cinturón, enciende la radio para escuchar la información del tráfico y por poco atropella al perro del vecino… como toooodas las mañanas.
          Mientras gira hacia la calle Santana, dice su frase favorita: si el semáforo está en rojo, no llegaremos a tiempo.
          Hay un único semáforo en el trayecto de casa al colegio. Tarda 40 segundos en cambiar de rojo a verde. Para mi madre son eternos, que si la hora punta, que si el tráfico está imposible por las mañanas…Y para mí, encontrarlo en rojo es la bomba. Julia siempre está en la acera, de la mano de su abuela. Cuando el muñequito rojo se pone verde, cruza la carretera, saltando, tratando de pisar solo las rayas blancas del paso de cebra. Yo la miro y ella me saluda con la mano. Es tan bonita..
          Nunca llego tarde al cole pero, gracias al semáforo de la suerte, las trenzas de Julia revolotean entre las letras de mis cuadernos. Todas las mañanas.

          • Sara Suberviola
            Posted at 09:15h, 13 marzo

            Yo también lo creo 🙂 Gracias a ti

  • olgaolmos
    Posted at 23:12h, 13 octubre Responder

    Hola! Mi campo semántico vuelve a ser Jazmín.
    – Abuelita ¿Por qué te gusta tanto el jazmín?
    -Cariño cuando estoy triste me salgo al patio y me siento en mi butaca preferida; después cierro los ojos y respiro profundamente. Su aroma me tranquiliza, me purifica. Esa fragancia es tan fresca y dulce …cómo tú.
    – ¿ Qué efecto mágico puede tener una simple flor? Me acerqué a oler esa florecilla enclenque y…¡ Puag! ¡ Un pétalo en mi nariz!.
    Levanté la vista y ahí estaba ella riéndose a carcajadas.

    • Sara Suberviola
      Posted at 09:49h, 16 octubre Responder

      ¡Hola, Olga! Gracias por compartir tu ejercicio. En este caso veo más claro el campo semántico, en palabras como ‘flor’, ‘aroma’, ‘fragancia’, ‘dulce’, ‘pétalo’, incluso en ‘patio’ y ‘respiro’ también.

  • letrahilada
    Posted at 19:11h, 20 mayo Responder

    EJERCICIO 5

    ¿Cuáles son los límites de la literatura infantil?

    Quizá la ética.

    ¿Cuál es el público de la literatura infantil?

    Tooodo el mundo. Pero a la hora de escribir, hay que hacerlo pensando en los niños y en un determinado rango de edad

    ¿Es didáctica toda la literatura infantil?

    No, para nada. Ni debería serlo

    ¿Todos los libros infantiles son literatura?

    ¡Claro!

    • Sara Suberviola
      Posted at 10:38h, 22 mayo Responder

      Gracias por compartir tus respuestas, Julia. No sé si acabo de entender a qué te refieres cuando dices que el límite de la literatura infantil es la ética. ¿Podrías ponerme un ejemplo para comprenderlo mejor? Muchas gracias 🙂

  • letrahilada
    Posted at 19:06h, 20 mayo Responder

    EJERCICIO 3
    Campo semántco: HELADO

    Esto viene a ser el comienzo de un cuento:

    El verano de la infancia de Julia estaba lleno de campo, calor y helados que formaban churretes en su cara y también en sus dedos, ya que nunca conseguía terminarlo antes de que se derritiera y el cucurucho desalojaba su cremoso contenido sin remedio por el dichoso agujerito.

    ¡Abuela, el trapo! En la guantera del coche la previsora Pilar llevaba siempre uno limpio. Porque su «conejita» (así la llamaba) siempre se deleitaba con su helado, y ocurría lo inevitable.

    • Sara Suberviola
      Posted at 10:34h, 22 mayo Responder

      ¡Hola, Julia! Has creado una imagen muy entrañable, con la que además cualquiera puede sentirse identificado.
      El campo semántico del helado es palpable (churretes, derretir, cucurucho, cremoso). Sin embargo, echo de menos alguna referencia a la sensación fría del helado y al bienestar que genera. Si lo que ocurre es que hace tanto calor que no da tiempo a refrescarse, lo recalcaría de algún modo.
      Me gusta que hayas puesto una frasecilla en boca de la protagonista, creo que aporta credibilidad y espontaneidad a la escena.
      Me resulta un poco extraña la expresión del principio «El verano de la infancia de Julia», creo que lo que me chirría es la palabra infancia. Ya estoy viendo que es una niña (primero lo intuyo y cuando dice ‘abuela’ me lo confirma), creo que no es necesario explicármelo, o no al menos con una palabra abstracta.
      Terminas el texto (aunque le has puesto puntos suspensivos) con la frase «ocurría lo inevitable». Me gusta. Puede ser un bien título para la escena: ‘Lo inevitable’.
      Muchas gracias por compartir tu ejercicio y regalarnos este recuerdo veraniego. ¡A seguir dándole!
      Un abrazo

  • nadiamorales77
    Posted at 00:46h, 17 mayo Responder

    Hola!
    Bueno acabo de ver el vídeo y ya he echo algunos ejercicios, Claramente estoy empezando de menos cero, ja ja ja pero bueno para eso estoy aquí, para aprender…
    Ejercicio 2: tema semántico: Arco-iris
    Dejo mi fragmento del ejercicio 3:
    El otro día estaba recargado en la ventana, un poco triste por que las vacaciones de pascua habían terminado y eso significaba que pronto regresaría a la escuela, mientras afuera llovía, !cuando de pronto algo mágico sucedió! Un rayo de sol llego de no se donde y entre lluvia y luz comenzaron a aparecer colores¡¡¡ Rojo, naranja, luego amarillo y verde, después cían y el azúl y al final violeta¡¡ mis ojitos no lo podían creer, estos colores formaron un arco enfrente mi, allí afuera. Ahora me moría de ganas de entrar a la escuela para contarles a todos lo que había visto.
    Ejercicio 5:
    Puede que me equivoque, pero creo que no tienen limites en el sentido que se pueden abordar prácticamente cualquier tema, solo poniendo atención en el que y como se dice. En cuanto a que publico, pues creo que puede ser cualquiera el publico, es decir niños pero adultos también y si es didáctica, creo que no necesariamente, sin embargo de una u otra forma toda historia nos muestra algo.
    Y si todos los libros son literatura, tengo que revisarlo mejor, aun no me queda claro.
    Gracias

    • Sara Suberviola
      Posted at 10:45h, 17 mayo Responder

      ¡Hola, Nadia! Muchas gracias por compartir tus ejercicios.
      En el texto del ejercicio 3, el campo semántico está bien trabajado, está repleto de palabras relacionadas: los colores, la lluvia, la luz, la ventana… Así que el objetivo del ejercicio está cumplido.
      Tu texto me despierta ternura, es muy bonito que el arcoíris genere un cambio en el protagonista, dándole ganas de ver a sus amigos para compartir con ellos lo que ha visto. Es una idea sencilla y bella. Además me ha servido para saber que en México ‘recargado’ es sinónimo de ‘apoyado’, cosa que desconocía 🙂
      No obstante, te comento algunos detalles por si quisieras seguir trabajando el texto:
      – La historia está contada en primera persona, en boca de un niño o una niña. Por ello, deberías adaptarte al máximo a su forma de hablar. La primera frase es bastante larga, yo la dividiría poniendo algún punto. También te aconsejo revisar el vocabulario pensando si es así como hablaría un niño. Está claro que depende de la edad y de la madurez del niño, pero por ejemplo dices » y eso significaba que pronto regresaría a la escuela», que me suena más a un lenguaje adulto. Tal vez un niño diría simplemente «y tenía que volver a la escuela». Tampoco tengo claro que un niño conozca el color cian, que es un nombre bastante técnico, yo lo cambiaría por algo más simple, como «celeste» , «azul claro» o «turquesa».
      Sobre el ejercicio 5, no te equivocas en absoluto, este ejercicio es de reflexión personal, la idea es abrir debate, no hay respuestas correctas ni erróneas. Estoy de acuerdo contigo en que es más importante cómo abordas un tema que el tema en sí mismo, y también en que el público de la literatura infantil incluye también a los adultos. Lo mismo con el asunto de si es didáctica, yo también creo que detrás de cada historia hay un mensaje, al menos una idea. Por ejemplo en tu texto la idea que veo es esa alegría por compartir con los demás las cosas más bonitas, que me parece un mensaje precioso.
      ¡Ánimo y a seguir escribiendo!

      • nadiamorales77
        Posted at 02:16h, 25 mayo Responder

        Gracias por la retroalimentación, modifique el texto de la siguiente forma:
        supongamos que no es un niño tan pequeño y en la primera frase puse comas, ji ji no se si eso sirve para que no sea tan larga ademas quite lo de «el otro día» Recargado es mas que estar apoyado, recargado da un poco a pensar como alguien cansado o aburrido o en este caso esta triste y por eso se recarga en la ventana, bueno es una forma de usar la palabra
        Estaba recargado en la ventana, me sentía un poco triste, las vacaciones se acabaron y ahora volvería a la escuela..
        Cuando de pronto, algo mágico sucedió: un rayo de sol, llego de no se donde y entre lluvia y luz comenzaron a aparecer colores:
        !Rojo, naranja, luego amarillo, verde después turquesa, el azul y al final el violeta¡ !Mis ojitos no lo podían creer¡¡¡ Estos colores formaron un arco enfrente de mi allí afuera.
        ¡ Ah¡ ya quiero entrar a la escuela para contarle a todos mis amigos lo que he visto¡

        En cuanto al ejercicio 4,
        Se me ha complicado un poquito por que vivo en una comunidad rural y no hay librería ni biblioteca, fui a la escuela primaria y lamentablemente la pequeña biblioteca que tienen se mojo y los libros están desechos…Pero en cuanto vaya al pueblo más cercano revisare nuevamente este ejercicio por el momento lo hice con unos libros que tengo aquí en casa.
        Un libro para niños pero no es literatura infantil: Ramona la Mona. Aitana Carrasco
        No es un libro para niños: La flor mas grande del mundo. Jose Saramago
        Un libro precioso, pero la historia se queda floja: Un lobo asi de grande. Natalie Louis Lucas
        Un libro cuyo objetivo principal es educar: Willy el timido. Anthony Browne
        Lo mejor de este libro es el texto: no entiendo bien a que te refieres? si la historia es buena?

        • Sara Suberviola
          Posted at 13:44h, 28 mayo Responder

          ¡Hola, Nadia! Me gusta más la segunda versión, creo que ha mejorado con los cambios. Qué lástima lo que comentas de la biblioteca de la escuela, de verdad, espero que pronto le pongan solución.
          Intuyo que tienes en casa una magnífica colección de cuentos, ¡has encontrado un montón de ejemplos!
          Sobre ‘Ramona la mona, acabo de escuchar el audiocuento. Supongo que no te parece literatura infantil porque trata el tema de la muerte, ¿es así? Sin embargo creo que la historia sí tiene calidad literaria, y una gran profundidad de significados: el ciclo de la vida, el miedo, los cambios… El final es un poco perturbador, porque deja en la cabeza la idea de que la niña, como todos, algún día va a morir. Puede que no sea un libro apto para todas las edades ni para todos los momentos, pero según la madurez del niño y su experiencia pienso que sí puede ser adecuado.
          ‘La flor más grande del mundo’, en efecto, no es un libro para niños, así lo declara Saramago pidiendo disculpas. Es un gran ejemplo para reflexionar sobre qué es escribir para niños. Precioso.
          Gracias por todas las referencias, buscaré el de ‘Willy el tímido’, que no lo conozco.
          Respecto a tu pregunta, sí, quiero decir que el texto es bueno, acompañen o no las ilustraciones y el formato.
          Si repites el ejercicio en otra biblioteca me encantará leer tus nuevos hallazgos.
          ¡Un abrazo!

          • nadiamorales77
            Posted at 21:25h, 28 mayo

            Hola otra vez!
            Sobre el de Ramona la mona, puse que no era un texto literario, por que como predominan mas las ilustraciones y es muy poco el texto pensé que no se consideraba literatura… pero por el tema estoy de acuerdo contigo que es un tema que dependerá la madurez y o el momento, gracias por tus comentarios estoy aprendiendo mucho y si en cuanto vaya a la ciudad me ocupare de revisar el área infantil en una biblioteca.

          • Sara Suberviola
            Posted at 08:18h, 29 mayo

            Entiendo, Nadia. Desde mi punto de vista, hablar o no de literatura tiene que ver más con la calidad que con la cantidad, un texto breve puede estar muy bien construido. Aunque es cierto que abundan los libros llenos de dibujos preciosos y con textos poco trabajados. Seguro que con tu visita a la biblioteca encuentras un montón de ejemplos interesantes, me encantará que los compartas conmigo. ¡Un beso!

  • Laura
    Posted at 20:10h, 21 febrero Responder

    Acabo de reflexionar sobre el concepto de campo semántico. La palabra clave no es un título sino lo que impregna un texto. Así que borro todas las tonterías que he dicho sobre el tema y me doy cuenta de lo que Sara quería decir cuando me indicaba que el tema del texto, el campo semántico del texto, es vuelo.

    • Sara Suberviola
      Posted at 18:18h, 22 febrero Responder

      Eso es, Laura, es como un filtro de sentido con el que seleccionas tus palabras para que todo el texto vaya hacia una misma sensación, imagen, tema… No te preocupes que no son tonterías, tema y título podrían ir en un mismo campo semántico, así que no son cosas tan distintas 😉 Un besooo

  • Carol
    Posted at 19:29h, 21 febrero Responder

    Hola a todos. Me ha gustado mucho el primer punto del temario. He redactado el ejercicio 3 y a continuación os dejo el fragmento que he creado.

    El tema elegido ha sido: el campo.

    «Pasábamos todas las navidades allí. Era maravilloso encontrar a cada uno de ellos un año después. Algunos nos habíamos visto a diario, otros no más de dos veces en todo el año. Pese a ello parecía que allí se paraba el tiempo.
    La felicidad, el amor y el respeto se palpaban en el ambiente. Todos diferentes y sin embargo tan iguales…
    Recuerdo perfectamente como esperaba que llegasen las vacaciones navideñas para compartirlas con todos. Una pena que quede tan lejos en el tiempo, ¡menos mal que hay recuerdos que son eternos!»

    Espero impaciente tus comentarios, Sara.

    • Sara Suberviola
      Posted at 18:00h, 22 febrero Responder

      ¡Hola, Carol! Qué gusto leerte por primera vez y qué bien que te haya gustado el tema 1 🙂

      Creo que has sabido transmitir bien un ambiente y una serie de sensaciones reconfortantes.

      No obstante, me ocurre un poco lo mismo que le comentaba a Laura. Más que el campo, lo que veo es una navidad, una familia, un hogar. Entiendo que hay palabras que a ti te inspira el campo, como felicidad, amor o respeto, pero para que me transmita la idea de ‘campo’ me faltaría algún elemento natural: cielo, hierba, plantas, olores… no todos, pero sí al menos alguno. Bien ligado, eso sí, tampoco poner por poner.

      La referencia espacial es vaga, dices dos veces ‘allí’. No sé si ha sido algo intencionado o involuntario. Si ha sido involuntario, tal vez sería bueno añadir alguna pincelada sobre el lugar del que estás hablando ¿un pueblo, una casa, un bar, un parque? Si ha sido intencionado, entiendo que lo que querías era generar cierta sensación de misterio. En ese caso buscaría reforzar esa sensación con algún otro recurso, dar alguna pista más de que ese lugar es misterioso. Espero estarme explicando, si no es así por favor dímelo.

      Por otro lado, el texto ganaría si le das más precisión. Felicidad, amor y respeto son conceptos muy abstractos, puedo comprenderlos pero no sentirlos. Si en lugar de decir que hay amor me muestras un gesto de amor, como un beso o un abrazo, por ejemplo, el texto será más creíble.

      En definitiva: intenta usar palabras más concretas y sensoriales, reforzarás la verosimilitud.

      Anímate a editar tu texto y compartirlo de nuevo 🙂

      Un beso

      • Carol
        Posted at 19:14h, 24 febrero Responder

        Buenas de nuevo Sara, estoy de acuerdo contigo en lo que dices. He intentado modificar el texto para ser más concreta y transmitir la idea de campo, acompañada con la Navidad y la familia (que es lo que me transmite a mí esa palabra). Espero tus comentarios.

        «Pasábamos todas las navidades en aquella casa rodeada de montañas, lejos del mundanal ruido. Hacía mucho frío, pero salir y ver la nieve, o dejarte sorprender por un anaranjado atardecer hacía que valiese la pena. Además, estar en aquel lugar era solo la excusa perfecta para encontrarnos todos un año más tarde. Algunos de nosotros nos habíamos visto a diario, otros, sin embargo, no más de una vez en todo el año pero, pese a ello, parecía que allí se había parado el tiempo.
        Reíamos mucho, tanto que había momentos en los que tenías ganas de parar. La verdad que si ahora echo la vista atrás me doy cuenta de que a pesar de ser todos tan diferentes estábamos unidos por un mismo sentimiento, el amor.
        Recuerdo perfectamente como esperaba que llegasen las vacaciones navideñas para compartirlas en familia. De hecho, si ahora mismo cierro los ojos puedo respirar el intenso olor de los pinos, escuchar el chisporroteo del fuego en la chimenea y hasta mirar las montañas nevadas a lo lejos desde aquel gran ventanal.
        Una pena que queden tan lejos en el tiempo, ¡menos mal que hay recuerdos que son eternos!»

        • Sara Suberviola
          Posted at 11:31h, 25 febrero Responder

          ¡Hola, Carol!
          Se nota que has trabajado en el texto para darle más concreción y más ‘campo’. Está la nieve, el color del cielo, los pinos, la chimenea y el fuego, las montañas, la casa…

          Si deseas continuar ahondando en este texto, esto es lo que te recomiendo:

          – Revisar las frases largas. Por ejemplo, dices:

          Algunos de nosotros nos habíamos visto a diario, otros, sin embargo, no más de una vez en todo el año pero, pese a ello, parecía que allí se había parado el tiempo.

          Has puesto ‘sin embargo’, ‘pero’ y ‘pese a ello’ en la misma frase, creo que es redundante y que no aporta nada esta insistencia, cuando podrías decir:

          Algunos nos habíamos visto a diario, otros no más de una vez en todo el año. Sin embargo, parecía que allí se había parado el tiempo.

          – Perfilar algún personaje

          El único personaje que conocemos es el narrador, la persona que está teniendo el recuerdo, y no sabemos nada sobre quién es ni qué edad tenía en la época que recuerda. No hay más personajes, tan solo la familia como ente colectivo. Pero no creo que sea así como uno recuerda un momento o un espacio familiar. Si yo me pongo a pensar en las navidades en mi casa, no puedo evitar pensar en las personas concretas que componen mi familia, y en cómo se comportaba cada una. Por ejemplo recuerdo a mi abuela cantando villancicos usando como instrumento una botella vacía de anís del mono. No hace falta que presentes a todos los personajes ni que cuentes su vida, pero sería bueno dar alguna pincelada que nos invite a querer saber más sobre ellos. Algún nombre, algún adjetivo, algún detalle o anécdota.
          Por ejemplo: cuando hablas de lo mucho que reíais, puedes concretar diciendo que “reíamos de los chistes del tío Tal” o “de las muecas que ponía el abuelo cuando le daba el sueño después de comer”. Es solo un ejemplo para que entiendas lo que quiero decir.

          – Cuidado con las expresiones huecas

          Usas expresiones como ‘lejos del mundanal ruido’, ‘anaranjado atardecer’, o ‘la excusa perfecta’ que, aunque no son incorrectas, sí son un poco huecas de significado, como una postal que de tanto verla no te dice nada. Creo que si las revisas el texto también ganará.
          Por ejemplo, se me ocurre que en lugar de ‘lejos del mundanal ruido’ podrías decir algo así como “a nosecuantos kilómetros de la ciudad”.
          Lo de ‘anaranjado atardecer’ podrías intentar decirlo con otras palabras. Se me ocurre por ejemplo “dejarte sorprender por un nuevo matiz de naranja en el atardecer”.
          En “la excusa perfecta” puedes sencillamente omitir “perfecta”.

          Espero no abrumarte con las propuestas de edición, son solo eso, pautas, lo que yo haría si quisiera mejorar este texto. Los ejemplos son solo para que entiendas bien a qué me refiero, pero quiero que seas tú quien lo reescriba.

          Un abrazo y te animo a seguir escribiendo, me encantará leerte.

  • Laura
    Posted at 19:04h, 21 febrero Responder

    Gracias Sara por tus comentarios. Completo el texto añadiendo el personaje que observa y que era mi idea inicial. Se llama Sara y, sí, es peloteo, pero también le queda muy bien. Es verdad que sin personaje ese «inesperadamente» chirría, ya lo notaba pero no quería hacerle caso. Lo de sobrevolar una ciudad también le queda grande a una bandada de gorriones aunque sea una ciudad pequeña como Estella. Agitar mucho también he corregido por agitar muy rápido.
    En cuanto a aves como tema, no lo veo tan mal porque es un momento concreto en la vida de unas aves y las hemos pillado volando todo el rato. Bueno, da igual. Podemos poner vuelo como tema, o juego, o entrenamiento, o tradición, porque ¿porqué los gorriones se juntan en bandada y se dan unas vueltecitas todos juntos en las mañanas de buen tiempo?
    Paso el texto corregido
    Sara se tomó su desayuno y se asomó a la ventana. Los tejados de las casas brillaban al sol y una bandada de gorriones daba vueltas sobre el barrio. Algunos gorrioncillos sueltos llegaban presurosos, de aquí y de allá, y se incorporaban al grupo, compacto, veloz y tembloroso, que, inesperadamente, se extendió formando un arco y viró el rumbo del vuelo en otra dirección. Cuatro o cinco pajarillos se desprendieron del grupo y volaron juntos un rato, pero pronto se dieron la vuelta y agitaron muy rápidas sus alas hasta que se juntaron con los demás.
    -¡Qué divertido!- pensó Sara y, añorando el patio del colegio, gritó: ¡Mamá!, ¡mamá!, ayúdame a vestirme y vamos al colegio, que ya no toso más.

    • Sara Suberviola
      Posted at 18:15h, 22 febrero Responder

      ¡Bien, Laura! jajaja me encanta el nombre de tu protagonista 😉

      Son un par de frases las que has añadido pero cambian bastante el asunto.

      Tenemos a un personaje que antes no estaba y que sirve un poco para hilar el principio con el final. Ahora la palabra inesperadamente canta menos porque, aunque Sara no es la narradora, sí es un personaje y de algún modo estamos colocándonos en su punto de vista, viendo lo mismo que ella.

      De pronto los pájaros han perdido protagonismo y son un medio para hablarnos de la niña, que se está recuperando de una enfermedad y quiere volver al colegio con sus amigos.

      El texto ya funcionaba bien antes, puedes añadir a la niña si quieres, pero entonces hazla un poco más creíble. Está bien que aproveches sus palabras para aportar información, pero has metido demasiada información en una frase que está pronunciando una niña, piensa si es así como ella lo diría o lo pensaría.

      Te animo a darle otra vuelta más, espero no hacerte sufrir demasiado 😉

      Lo del tema ya veo en tu otro comentario que has entendido lo que quería decir.

  • Sara Suberviola
    Posted at 12:28h, 21 febrero Responder

    ¡Gracias, Laura!

    Este es el lugar adecuado para compartir tus ejercicios, creo que es muy útil que todos podáis ver mis comentarios y aprender de los textos de los demás.
    ¡Aprovecho para animar a todos a colgar aquí sus textos y reflexiones!

    Has creado una imagen muy tierna de los pajarillos llegando tarde al grupo, al leerte los veo casi como los de los dibujos animados 🙂

    Respecto a la adjetivación, me alegro de que te haya ido bien, fíjate que te has atrevido a poner tres seguidos (compacto, veloz y tembloroso) y creo que no sobra ninguno. Pongo aquí el enlace al artículo por si alguien no lo ha leído: https://sarasuberviola.es/adjetivo-usos-literatura-escritores/

    Revisando las palabras elegidas, casi que veo más un campo semántico en torno a “vuelo” que a “ave”, ¿cuál era tu palabra de partida?
    Te daría sobre todo estas pautas de edición (no creo que sean errores, más bien matices para sacarle más brillo):

    – La palabra ‘inesperadamente’ me chirría en medio del texto. Es como si señalara con el dedo un narrador que hasta entonces era invisible. Si quieres mantenerlo invisible, te recomiendo que cambies a otra expresión, como ‘de pronto’ o ‘de golpe’. Si por el contrario quieres hacer presente al narrador, deberías reforzarlo en algún otro lugar.
    – ‘Ciudad’ me resulta algo amplio para el vuelo de una bandada de gorriones, creo que un término más preciso ayudaría más a crear una imagen. Por ejemplo barrio, pueblo, plaza… Los detalles ayudan mucho a dar verosimilitud, a hacer el texto más creíble.
    – ‘agitaron mucho las alas’ es correcto, pero si en lugar de ‘mucho’ utilizas una expresión más concreta creo que tendrá un efecto mayor.

    Espero que se entienda bien, si tienes cualquier duda te la aclararé encantada. Si te animas a editar el texto y colgarlo de nuevo sería estupendo también.

    Un beso

  • Laura
    Posted at 17:39h, 20 febrero Responder

    Hola, soy Laura. Ya he completado la hoja de ejercicios. Me ha gustado esta primera inmersión en la literatura infantil de la que estoy bastante desligada.
    Lo que no estoy segura es de que Sara haya recibido mis respuestas pues no he visto un modo de enviarlas.
    El correo con los adjetivos me ha venido bien pues he eliminado algunos de mi texto y ha mejorado. He comprobado que adjetivar mucho puede restar cuando pretendes sumar.
    Comparto el texto con los compañeros y compañeras de curso. El tema elegido: aves.
    Los tejados de las casas brillaban al sol y una bandada de gorriones volaba sobre la ciudad. Algunos gorrioncillos llegaban presurosos, de aquí y de allá, y se incorporaban al grupo, compacto, veloz y tembloroso, que, inesperadamente, se extendió formando un arco y viró el rumbo del vuelo hacia otra dirección. Cuatro o cinco pajarillos se desprendieron del grupo y se alejaron volando juntos un rato, pero pronto se dieron la vuelta y agitaron mucho sus alas hasta que se juntaron con los demás

Post A Comment